Hacia una democracia efectiva

Lo Último

Publicaciones

Suscríbase al boletín
Sigue al Club de Madrid
 Haití: Proceso democrático, proceso de reconstrucción y desarrollo

Haití: Proceso democrático, proceso de reconstrucción y desarrollo

Marzo 11, 2011

18 de marzo de 2011 - Desde el Club de Madrid queremos invitar a todos los ciudadanos haitianos a participar pacíficamente, y cumpliendo con las normas y procedimientos establecidos, en la segunda ronda electoral del próximo 20 de marzo de la que deberán surgir las instituciones que continuarán el proceso de reconstrucción física, económica e institucional del país. 

Téléchargez le communiqué de presse en français

Es imperativo no utilizar ninguna forma de violencia electoral, física o verbal. La democracia requiere, necesariamente, el escrupuloso respeto de todas las ideas y de quienes las profesan; de no ser así, la democracia se convierte en la coartada de quienes desean vencer para imponer su voluntad sin convencer.  Si bien la libre manifestación es un derecho constitutivo de la democracia, debe ejercerse de acuerdo a la ley y no puede utilizarse, en ningún caso, como instrumento para pervertir los resultados del proceso electoral.

Reconocemos el esfuerzo que las autoridades haitianas y  las organizaciones internacionales responsables han realizado para la organización de estas elecciones. Hacemos un llamamiento a todas a ellas para que desempeñen su labor de la mejor forma posible y poder así obtener un resultado, que en plazo y en forma, permitan la formación de un nuevo parlamento y un nuevo gobierno de acuerdo a la voluntad de los haitianos. Hacemos un llamamiento muy especial a los observadores electorales, nacionales e internacionales, a actuar como garantes del proceso de acuerdo a la regulación aplicable y observar la neutralidad que otorga legitimidad a su labor.

Los miembros del Club de Madrid -79 ex jefes de estado y de gobierno democráticos- son conscientes de las dificultades que han precedido a esta segunda ronda electoral; están igualmente al tanto de los argumentos de quienes mantienen que el proceso electoral debe ser anulado en su totalidad. Pero el desarrollo democrático no puede detenerse ahora. La correcta conclusión de las elecciones será la mejor prueba de que Haití avanza en el camino de la recuperación y, más importante, será una demostración del compromiso de los haitianos con su propio futuro. La conclusión del proceso electoral es la mejor, y la única forma, de impulsar el proceso de reconstrucción y desarrollo del país.

Los desafíos del futuro son ingentes; los haitianos reclaman y merecen una acelerada reconstrucción física, económica e institucional del país, y para ello se necesitará la participación de todos.  Además el pueblo haitiano está capacitado para asumir la tarea.

Un proceso electoral verdaderamente democrático no debe resultar en vencedores y vencidos, sino en  la reunión de esfuerzos en torno al futuro que los haitianos decidan para sí. Hacer realidad ese futuro será responsabilidad del nuevo parlamento y del nuevo gobierno, pero también de quienes resulten en segundo lugar en las elecciones, del conjunto de la clase política, de la comunidad empresarial haitiana, de la sociedad civil del país y de la diáspora; todos ellos tienen mucho que aportar. A la comunidad internacional corresponde apoyar sus esfuerzos en el marco de relaciones que se acuerde con los propios haitianos.

Sólo la suma de voluntades, la reunión de ideas, el esfuerzo común y la crítica constructiva permitirán dejar atrás las penurias, iniciar la senda del desarrollo y avanzar hacia un Haití libre de la pobreza y de la dependencia. La división, la crítica malintencionada, el desencuentro la falta de voluntad, y los abusos y excesos resultarán, irremediablemente, en un agravamiento de la situación.

Como ex jefes de Estado y gobierno, estamos seguros de que quienes, como nosotros, ocuparon puestos de responsabilidad en el pasado de Haití, y quienes dejen de ocuparlos tras las elecciones del 20 de marzo, sabrán hacer un uso constructivo y responsable de su experiencia política y de lo que representan. 

Votar no es sólo un derecho, es una obligación moral e histórica con el pasado de Haití, y una responsabilidad y muestra de compromiso con su futuro. 


 
Bookmark and Share

Club de Madrid
Palacio del Marqués de Cañete. Calle Mayor, 69, 1ª planta, 28013 Madrid - España
Tel +34 911 548 230 Fax +34 911 548 240
E-mail: clubmadrid@clubmadrid.org