USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”.

Havel, Václav Havel, Václav

Havel, Václav

Presidente de Checoslovaquia (1989-1992) y de la República Checa (1993–2003)

Václav Havel

Presidente de Checoslovaquia (1989-1992) y de la República Checa (1993–2003)

Fecha y Lugar de nacimiento:

5 de octubre de 1936, Praga.

Educación:

Se le negó el acceso a la educación superior, aunque asistió a clases nocturnas para acabar el bachillerato, y pasó dos años en una universidad técnica estudiando economía.

Experiencia profesional:

Tras cumplir los dos años de servicio militar, comenzó a trabajar como tramoyista en una compañía teatral de Praga (1951) y continuó su labor como autor teatral mientras se implicaba en las reformas de 1968, año donde parecía que el país iba a liberarse de la dominación de Moscú. Sin embargo, la invasión de las tropas soviéticas en 1968, que acabó con ese espíritu, marcó para Havel el comienzo de una larga vida caracterizada por la defensa de los derechos humanos.

Carrera política:

Durante un tiempo subsistió con los ingresos que obtenía de su trabajo en una cervecería. En esa etapa, Havel publicó numerosos artículos y ensayos para revistas literarias y de teatro clandestinas. Sus publicaciones fueron denunciadas y censuradas por el gobierno. Tuvo varias oportunidades de abandonar su país pero rehusó hacerlo, llegando a afirmar: “La salida a esta situación humana no está en abandonar”. En 1977 orquestó y elaboró, junto a cientos de intelectuales checos, la llamada Carta 77, un documento que reivindicaba los derechos humanos de los ciudadanos checos. Havel fue detenido tras la distribución de dicho documento y, en 1978 fue juzgado, condenado y sentenciado a cuatro años y medio de prisión por su pertenencia al Comité para la Defensa de los Injustamente Perseguidos.

Fue liberado en 1983 y, pese a permanecer bajo vigilancia, continuó criticando al gobierno a través de la prensa clandestina. Pasó otros nueve meses en prisión en 1989 por su implicación en diversas protestas. Pero ese año, el Foro Cívico, movimiento opositor defensor de la reforma democrática con el que Havel colaboraba, cobró importancia. La escalada culminó con la Revolución de Terciopelo de 1989.

Junto a otros partidarios de la oposición, Havel pidió la dimisión del presidente Gustav Husak, que sucumbió a las presiones. Poco después, Havel fue elegido presidente de Checoslovaquia. Dimitió de su puesto en 1992, cuando el parlamento eslovaco decidió aprobar su propia constitución. A partir de entonces, la nación se dividía en dos: Eslovaquia y la República Checa. Havel fue elegido presidente de ésta última en 1993 y re-elegido en 1998 – sirviendo hasta 2003.

En 2008, Václav Havel se unió al Consejo Europeo sobre la Tolerancia y la Reconciliación.

Otros:

Vaclav Havel recibió numerosos premios de prestigio internacional tanto por sus trabajos literarios como por su activismo civil, especialmente en el campo de los derechos humanos. Entre ellos, cabe destacar el Premio Erasmus (1986); el Olof Palme Prize (1989); el UNESCO Prize for the Teaching of Human Rights (1990) y el Premio Carlomagno (1991). También le han sido concedidos varios doctorados honorarios, como los de las Universidades de Columbia y Toronto y el de la Universidad Libre de Bruselas.  

Falleció el 18 de diciembre de 2011.

Colabora

Colabora

No podemos hacerlo solos

El Club de Madrid está comprometido con la democracia en todo el mundo.
Con tu apoyo podemos impulsar los valores democráticos y fomentar
el cambio social y político. Puedes ayudar a asegurar un futuro sostenible
para las próximas generaciones, uniendo nuestros esfuerzos de distintas
formas. Así es como puedes marcar la diferencia: