Información básica sobre cookies
Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.
Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.

El-Keib, Abdurrahim El-Keib, Abdurrahim

El-Keib, Abdurrahim

Primer Ministro de Libia (2011-2012)

 Fecha y lugar de nacimiento:

1950. Trípoli, Libia

Carrera Política:

Abdurrahim El-Keib fue nombrado para el cargo de jefe del consejo gobernante interino del país con el entendimiento de que sería reemplazado cuando el Congreso General de la Nación fuese electo y tomase el poder. El-Keib obtuvo 26 de los 51 votos del Consejo Nacional de Transición Libio (CNT). A pesar de repetidos enfrentamientos con el CNT, su gabinete se mantuvo en el cargo hasta las elecciones nacionales.

Ejerciendo como Primer Ministro, la dedicación principal de El-Keib fue la política exterior. Bajo su mandato, Libia restauró las relaciones con EEUU, Reino Unido y otros países; El-Keib  además buscó colaborar con el mundo Islámico e incluso ayudó a la comunidad Islámica de EEUU durante dos décadas, convirtiéndose en un jugador clave en el diálogo interreligioso informal surgido a raíz de los atentados del once de Septiembre en Nueva York.

Durante su mandato, el-Keib y el CNT intercambiaron acusaciones airadas sobre quién fue el responsable del fracaso de la integración de los revolucionarios en las fuerzas gubernamentales, de la formación de un ejército nacional y de desarmar a las milicias, así como la supuesta pérdida de miles de millones de dólares en el tratamiento de los combatientes libios heridos en el extranjero. El-Keib sugirió que la mejor manera de desactivar la creciente crisis sería a través del aumento de la descentralización mediante la potenciación de los municipios y las provincias, y el traslado de una serie de empresas gubernamentales a regiones marginadas.

Colabora

Colabora

No podemos hacerlo solos

El Club de Madrid está comprometido con la democracia en todo el mundo.
Con tu apoyo podemos impulsar los valores democráticos y fomentar
el cambio social y político. Puedes ayudar a asegurar un futuro sostenible
para las próximas generaciones, uniendo nuestros esfuerzos de distintas
formas. Así es como puedes marcar la diferencia: